La vida media de un artículo es de 2,6 días

Gráfico de visitas en 30 días Fuente: http://bit.ly/1I9FaTd
Gráfico de visitas en 30 días Fuente: http://bit.ly/1I9FaTd

Sabemos que en Internet se escribe diferente, se lee diferente y se actúa de forma diferente. Es por ello quizá que los artículos que circulan por la red tienen una corta vida. En ocasiones “resucitan” semanas o meses después de haber sido publicados porque vuelven a ser de actualidad o aguantan el tirón durante semanas porque se convierten en un tema viral.

Sin embargo, según el blog Parse.ly, la vida media de un artículo en Internet es de 2,6 días. La actualidad, la rapidez… En Internet el lector se fija en otras cosas que en el papel, donde la lectura es más reposada y reflexiva. Ante la pantalla, además de que es más cansado para la vista, el usuario busca lo que realmente le interesa y salta los trozos que no le aportan información. Quiere lo que necesita y lo quiere ya.

El blog añade que en los artículos con un tráfico superior al resto obtuvieron una vida útil de aproximadamente 14 horas.

Gráfico de vida en redes sociales Fuente: http://bit.ly/1I9FaTd
Gráfico de vida en redes sociales Fuente: http://bit.ly/1I9FaTd

Parse.ly ofrece una solución para ampliar esa vida útil, que es la correcta utilización de las redes sociales para la promoción de los textos. Explica que en Twitter, la esperanza de vida es menor (2,5 días), posiblemente debido al rápido movimiento de los tweets. Si nos damos cuenta, un tweet se lee, si tiene un enlace se abre, pero si no se comparte se olvida. No tiene continuidad y cae en el olvido. En Facebook, sin embargo, la vida media de un artículo llega, según Parse.ly, a los 3,5 días.

Aunque estos resultados evidencian un vida útil superior al de los artículos de la prensa tradicional, deberíamos llevarnos a una reflexión profunda acerca del tipo de periodismo que realizamos y dónde buscamos la audiencia. ¿Vendemos unas historias para olvidar en unos días? ¿Queremos unas cuantas visitas a cambio de ingresos de publicidad?

Cómo elegir tu licencia Creative Commons

Cuando se crea de inicio un blog o una página web puede surgir la duda de cómo defender los derechos de autor de las creaciones que cada uno vaya a publicar. Para ello es esencial diferenciar entre los  principales conceptos.

Más o menos todos sabemos qué son los derechos de autor. Pero por si acaso queda alguna duda, esta es la definición que podemos encontrar en la Wikipedia:

El derecho de autor y/o copyright es un conjunto de normas jurídicas y principios que afirman los derechos morales y patrimoniales que la ley concede a los autores (los derechos de autor), por el solo hecho de la creación de una obra literaria, artística, musical, científica o didáctica, esté publicada o inédita. Se reconoce que los derechos de autor son uno de los derechos humanos fundamentales en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Además, como también sabes, este derecho pasa a ser de dominio público 70 años después de la muerte del autor. Cualquier persona puede registrar su creación, tras lo cual poseerás un certificado que es una prueba incontestable ante un tribunal.

Por otro lado, en el lado opuesto al Copyright camina el Copyleft que nace (y copio nuevamente de Wikipedia) con el objetivo de permitir la libre distribución de copias y versiones modificadas de una obra u otro trabajo, exigiendo que los mismos derechos sean preservados en las versiones modificadas. Ambos tipos de licencias tienen críticos, aunque el Copyleft se ve como “el bien” formado por personas de todo el mundo que basan su existencia en Internet en el respeto y la colaboración, mientras que el Copyright es “el mal” dominado por lobbies y grandes empresas internacionales en busca de más dinero.

La más famosa de las licencias Copyleft es la Creative Commons. Es una organización sin ánimo de lucro que se sustenta gracias a subvenciones de potentes empresas como Google, Microsoft, eBay, Mozilla o Nike, entre otros.

Son muchas las empresas que han basado sus creaciones en este tipo de licencias. Aquí en España hay un buen número de medios de comunicación que han aplicado a sus textos alguna de estas licencias, como eldiario.es, 20minutos.es en sus condiciones de copia y reproducción o diariosigloxxi.com.

En noviembre de 2014, Creative Commons anunció que se había llegado a la cifra de 800 millones de obras con algún tipo de licencia de esta organización.

Fuente: Creative Commons http://bit.ly/1zUjp61
Fuente: Creative Commons http://bit.ly/1zUjp61
Fuente: Creative Commons http://bit.ly/1zUjp61
Fuente: Creative Commons http://bit.ly/1zUjp61

Existen otras licencias, como la GPL de la Free Software Foundation o la Coloriuris. Puedes ver de que tratan en este enlace.

Cómo elegir mi licencia Creative Commons

Para elegirla primero debemos escoger estas cuatro condiciones:

– Attribution / Atribución (BY), requiere la referencia al autor original.
– Share Alike / Compartir Igual (SA), permite obras derivadas bajo la misma licencia o similar (posterior u otra versión por estar en distinta jurisdicción).
– Non-Commercial / No Comercial (NC), obliga a que la obra no sea utilizada con fines comerciales.
– No Derivative Works / No Derivadas (ND), no permite modificar de forma alguna la obra.

Y a continuación, combinarlas con las siguientes:

– Attribution / Atribución (CC BY)
– Attribution Share Alike / Atribución-CompartirIgual (CC BY-SA)
– Attribution NoDerivatives / Atribución-NoDerivadas (CC BY-ND)
– Attribution Non-Commercial / Atribución-NoComercial (CC BY-NC)
– Attribution Non-Commercial Share Alike / Atribución-NoComercial-CompartirIgual (CC BY-NC-SA)
– Attribution Non-Commercial No Derivatives / Atribución-NoComercial-NoDerivadas (CC BY-NC-ND)

Una vez creada, debes incorporarla a tu sitio web y si en algún momento compruebas que ha sido violada puedes defender tus derechos con ella. Aquí tienes los tipos de licencias Creative Commons y aquí el sitio donde crear tu propia licencia Creative Commons.

La nueva estructura de la noticia en Internet

En el periodismo, uno de los primeros puntos que se aprende es la estructura de la noticia. Es una de las partes más importantes en la carrera y cualquier periodista licenciado debería recordarla sin tener que pensarlo más de un segundo.

Pero lo cierto es que con Internet, esta estructura está variando. La profesora Concha Edo indica que al elaborar un relato informativo convencional hay que redactar la entrada y el cuerpo de la información pensando que van a estar en la misma página. Debemos tener en cuenta que en la Red cambia el esquema clásico ya que se llega al cuerpo a través de un enlace.

Otra profesora, María Teresa Sandoval, opina que la entradilla y el titular se utilizan para enganchar al lector. Además, en el caso de la entradilla su finalidad no está ordenada de la misma forma que en la prensa tradicional. En el ciberperiodismo tratar de atraer la atención del lector es lo más importante, antes que resumir lo más destacado de la información. Como veremos a continuación, los elementos textuales de la noticia en la Red pueden contener elementos distintos a los que encontraremos en la prensa escrita aunque están basados en los ya conocidos, indicados por los grandes expertos y utilizados en los medios tradicionales. Por ello, debemos adaptarlos a las nuevas tecnologías:

El titular de la noticia en Internet

Además de cumplir una función informativa, se utiliza para llamar la atención del lector. En Internet el titular es todavía más importante, tal como señala Mike Ward, ya que podemos acceder a la noticia desde otras secciones, buscadores, redes sociales o agregadores. El título ayuda a la contextualización y favorece el escaneo que realiza el lector cuanto llega a la página.

Para favorecer la lectura, el titular debe ser breve y no incluir comas. Puesto que la noticia será global y cualquier usuario del mundo podrá llegar a ella, se debe evitar personalizar el titular, incluir frases hechas, lugares geográficos concretos o añadir los nombres de cargos públicos solo conocidos localmente.

José Ignacio Armentia habla de tres tipos de titulares:

  • Informativos: indican el hecho y el protagonista
  • Expresivos: intentan impactar en las emociones de los lectores. Muy frecuentes en la prensa deportiva.
  • Apelativos: utilizan un lenguaje para llamar la atención sobre un hecho del que no se informa en profundidad.

La entradilla de la noticia en Internet

En la entradilla se resume la información general. El periodista debe tratar de ofrecer al lector en muy pocas palabras lo más importante de la noticia. Debe tratar de responder a las 5Ws. Aunque la brevedad que se exige en la Red puede llevarnos según Edo “a utilizar menos palabras, a decidirse por un lenguaje más directo y a prescindir de algunos datos (…) que dan como resultado una presentación farragosa de difícil gestión”. En Internet, la entradilla suele coincidir como hipervínculo y como principio del texto de la noticia.

El objetivo del teaser es provocar el interés por seguir leyendo. Por ello, los periodistas buscan estrategias que han dado como resultado una variedad de tipos de entradillas que podemos dividir según la longitud y según la función del contenido.

Dependiendo de la extensión, se pueden clasificar por:

  • Teaser de palabras o de título: presenta la información de la forma más corta posible.
  • Teaser de título más texto: tanto el título como el texto presentan la información. Pueden aparecer hipervinculados. Al final del texto se incluye un símbolo “sigue”, “continuar” o similar.
  • Teaser de texto y fotografía: las entradas más largas pueden estar acompañadas de una imagen que cumple la función de enganche.
  • Foto-teaser: se representa cuando la imagen hace de presentación de la noticia. Puede estar acompañada o no de texto.

Según la función que cumple el contenido de los teasers, Hooffacker los clasifica como: teaser de resumen, de pregunta y de anuncio. A raíz de esta clasificación, Sandoval incorpora matices:

  • Teaser de impacto: una frase breve y rotunda.
  • Teaser de resumen: es una síntesis de la información con el mayor ahorro posible de palabras.
  • Teaser de lead del sumario: intenta responder a todas las preguntas. Tiene como ventaja que el lector se informa rápido pero como desventaja que puede no tener que seguir leyendo.
  • Teaser de pregunta: cuando se adopta la fórmula del interrogante.
  • Teaser del anuncio: cuando se especifica que la noticia versa sobre un tema concreto.
  • Teaser por omisión: no ofrece todos los datos imprescindibles para la comprensión de la noticia con el fin de que el lector continúe la lectura para satisfacer su curiosidad.

No obstante, Sandoval advierte, acertadamente, al final de esta clasificación, que mientras los ingresos de los medios dependan de la publicidad y esta pague más por cuántas más páginas se visiten, la entradilla más utilizada será la última de la lista, ya que de esta forma se invita al usuario a buscar la respuesta dentro de la noticia.

El cuerpo de la noticia en Internet

El objetivo es desarrollar el contenido avanzado en la entradilla y desglosar los diferentes elementos de la noticia.

En Internet, el cuerpo del texto debe ser más corto que en la prensa escrita. Se recomienda no superar los cinco párrafos y no más de dos niveles hipertextuales (es decir, dos enlaces). Es imprescindible que el periodista combine las frases largas con otras cortas.

Respecto al cuerpo del texto, Edo cree que tiene una gran ventaja respecto a la prensa escrita porque el lector que llega a él es porque se ha interesado por esa información. Finalmente, recomienda al periodista “utilizar frases cortas, utilizar habitualmente un vocabulario sencillo, pero correcto y con los términos adecuados, recurrir a verbos en forma activa o no repetir tópicos desgastados”.

Otros elementos de la noticia en Internet

En la Red disponemos de imágenes, sonido, vídeo, documentos de texto, etc. Todos estos elementos deben servir al periodistas para construir una noticia de éxito sin que esto quiera decir que haya que utilizarlos siempre que estén disponibles. Hay que tener en cuenta que todo aquello que no tenga que ver con la información o no aporte un valor añadido, supone un estorbo para el lector.

En el caso de contar con vídeos, se recomienda que su duración sea corta. Las imágenes suelen aparecer en la primera página y si lo hacen en el interior de la noticia, aparecen en un margen accediendo a ellas a través de un enlace, al igual que ocurriría con una animación o un gráfico. En ocasiones, si la noticia lo requiere, puede ir acompañada por una fotogalería, con distintas imágenes del acontecimiento.

 

Los ‘nuevos’ medios de comunicación

Medios-nuevosEl entorno digital ha cambiado los hábitos de consumo de las audiencias y sus formas de relacionarse con los medios. La edad media de los lectores aumenta y la población disminuye. Los jóvenes son internautas casi desde niños y crean nuevas formas de ver y de leer los medios, a la vez que se convierten en usuarios activos que dejan de ser solo receptores y pasan a ser también generadores de contenidos.

Sorteando la crisis

Desde el inicio de la crisis económica en España en 2008, algunos de estos medios se han visto obligados a despedir a parte de sus trabajadores. En todo el país se han perdido más de 11.000 puestos de periodistas. Por contra, en los primeros meses de 2014 fueron lanzados 390 nuevos medios de comunicación por periodistas desde la misma fecha. Del total, un 92% son medios digitales, mientras que solo un 7% son medios en papel o que también tienen una versión en papel además de la digital. Por otra parte, otro 7% del total son radios y televisiones online.

Según el barómetro easypress.es sobre la profesión periodística en 2013 en España, un 16% de los profesionales encuestados ha creado un nuevo medio de comunicación (gráfico 2). Del mismo informe se extrae que los medios digitales se han convertido en el principal área de actividad de los periodistas. Un 43% de los encuestados desarrolla su actividad laboral en la web, un 30% en revistas y un 24% en la prensa diaria, que pierde protagonismo frente a los nuevos perfiles vinculados a Internet.

Características de los nuevos medios

Estos nuevos medios, que apenas suman coste de edición, tienen a la publicidad como su mayor fuente de ingresos pero han buscado otras alternativas, como son las suscripciones ya sean totales o parciales, el crowfunding , el desarrollo de aplicaciones, el lanzamiento de libros electrónicos o la prestación de servicios a empresas.

Eldiario.es publica, desde su creación, las cuentas anuales en la web, ya que consideran que sus suscriptores deben conocer en qué se gastan el dinero que pagan. Tratan de ser transparentes y, su director Ignacio Escolar, no tiene inconveniente en revelar algunas de las claves que les han hecho crecer. Durante una conferencia online sobre la creación de nuevos medios dio a conocer algunas cifras de audiencia llamativas: el 50% audiencia llega de redes sociales, más de Facebook que de Twitter. Explicaba Escolar que los meses de la aparición del eldiario.es, el porcentaje proveniente de las redes sociales era todavía mayor ya que basaron su estrategia en la conversación con los usuarios incluso antes de lanzar el medio. De esta forma, explicaba que las redes sirven para convertir usuarios directos que acaban acudiendo al site al menos una vez al día.

Respecto a la plantilla, explicó que cuentan con información propia o de última hora, con un equipo de colaboradores que se paga a través de la publicidad, del mecenazgo, las cuotas de los suscriptores, la venta de servicios, merchandise y eventos offline. Hay que tener en cuenta que eldiario.es es abierto pero nació con una plataforma para que quienes quieran puedan convertirse en socios durante seis meses o un año mediante el pago de una cuota. Este servicio VIP les permite tener acceso a algunos contenidos antes que el resto de usuarios, no ver publicidad en el site, recibir promociones y descuentos y participar en encuentros fuera de la red con miembros de la redacción.

¿Qué consideramos nuevos medios?

El número sitios web autodenominados medios es tan grande que podría llevarnos a la confusión. Los profesores Jaime Alonso y Lourdes Martínez entienden que para delimitar la definición de “nuevos medios” debemos partir de sus características principales y diferenciadoras, por lo que la definición de nuevos medios estaría formada por:

• Medios digitales. Los nuevos medios son digitales en cuanto utilizan la tecnología para la difusión de sus mensajes.

• Medios interactivos. Permiten la relación y participación del usuario con el medio, con los anunciantes o con otros usuarios.

• Medios personalizados. Las herramientas interactivas dan también la oportunidad al usuario de personalizar los contenidos que le interesan.

• Medios multimedia. Poseen las capacidades técnicas para poder mezclar texto, sonido e imagen.

• Medios instantáneos. Con actualización constante. Desaparece el concepto de periodicidad, y los nuevos medios se rigen por la instantaneidad.

• Medios universales. Los nuevos medios tienen una posibilidad de distribución universal, gracias a las redes telemáticas.

• Medios innovadores. Las posibilidades técnicas proporcionan a los nuevos medios la capacidad de innovar y experimentar nuevas fórmulas narrativas, comunicativas y de presentación de mensajes.

Sin embargo, estos nuevos medios también tienen unas debilidades que deben ser tomadas en cuenta a la hora de compararlos con los tradicionales:

– Plantillas reducidas. Las redacciones están formadas por menos de diez personas, lo que podría provocar saturación de trabajo.

– Dependencia de la publicidad. Al no vender ejemplares, prácticamente todo su presupuesto está basado en los ingresos por publicidad. No todos los medios consiguen un buen número de socios que paguen una cuota mensual.

– Consolidación. La mayoría de nuevos medios tiene menos de tres años de vida.

Y, aunque este es otro tema que seguro daría lugar a otra tesis de investigación, tal como decía hace más de una década Mario López “el futuro está en manos de aquellas empresas periodísticas que crean en el periodismo, en un periodismo independiente, profesional, abierto, alejado de las presiones del poder económico e institucional, pero al mismo tiempo un periodismo bien presentado, en color, con amplios servicios y una buena dosis de material reflexivo, además de un inmejorable material informativo.”

Historia y cronología del Canon AEDE

El 30 de octubre de 2014 el Congreso de los Diputados de España, sin el apoyo de la oposición, aprobó, con 172 votos a favor, 144 en contra y 3 abstenciones, la reforma de la Ley de Protección Intelectual en la que se incluye una especial protección a los medios de comunicación pertenecientes a la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE). La reforma, envuelta de polémica, tiene como objetivo defender la propiedad de los textos en Internet y, para ello, se opta por que aquellas empresas que agreguen contenidos tendrán que pagar a través de alguna entidad de gestión a los generadores originales.

El apartado 2 del artículo 32 de la nueva ley dice así: La puesta a disposición del público por parte de prestadores de servicios electrónicos de agregación de contenidos de fragmentos no significativos de contenidos, divulgados en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento, no requerirá autorización, sin perjuicio del derecho del editor o, en su caso, de otros titulares de derechos a percibir una compensación equitativa. Este derecho será irrenunciable y se hará efectivo a través de las entidades de gestión de los derechos de propiedad intelectual. En cualquier caso, la puesta a disposición del público por terceros de cualquier imagen, obra fotográfica o mera fotografía divulgada en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica estará sujeta a autorización.

Los medios pertenecientes a la asociación, como El Mundo o El País, defienden esta reforma mientras que los digitales, los expertos de comunicación en Internet e incluso organismos públicos como la Comisión Nacional sobre los Mercados y la Competencia (CNMC) opinan que se trata de un error que busca complacer a los medios pertenecientes a la asociación AEDE. La redacción de la Ley es ambigua y por lo que se esperaba que en 2015, con su puesta en marcha, realmente se conociese su funcionalidad.

Todo tipo de reacciones:

“(…) surge de la connivencia entre Gobierno y grandes grupos de medios, los primeros interesados en sacar esta medida adelante y dar el tiro de gracia a empresas con muchos menos recursos y protección”. Javier Lacort

“El Canon AEDE parece un favor devuelto por parte del Gobierno de España hacia algunos medios tradicionales que han hecho lobbying para convencerlos de que este tipo de medidas frenarán la crisis en la que están metidos y balanceará el terreno que perdieron ‘por culpa de Internet”. Eduardo Arcos

“La nueva norma pretende defender a los diarios frente a la absoluta impunidad con que los agregadores de noticias se vienen enriqueciendo a costa del trabajo ajeno”. Editorial de El Mundo

“Google está haciendo un favor a los sitios de noticias compartiendo audiencia con ellos”. Jarvis

Fuente: eldiario.es http://bit.ly/1c174QL
Fuente: eldiario.es http://bit.ly/1c174QL

Esta reforma es parcial y el Gobierno anunció que queda pendiente una más. Pero, para hacernos una idea de como afecta realmente esta ley a Internet, a falta de mayor especificación, cualquier sitio web que enlace a una noticia de un medio digital, deberá pagar un canon por hacerlo. Todavía no se sabe quién gestionará esos pagos. Otro de los actores en este tema es la Asociación de Editores de Publicaciones Periódicas (AEEPP), formado por medios de comunicación contrarios a la Ley, como eldiario.es, 20 Minutos o la agencia de noticias Servimedia. Estos han tratado de llegar a acuerdos con Google para buscar nuevas posibilidades de publicidad y ser más competitivos. Además, unas veinte entidades han creado la Coalición Prointernet , una asociación que está en contra de la Ley y “considera que la iniciativa normativa del Gobierno sobre la LPI pretende institucionalizar un canon digital en favor de determinados editores de prensa y restringir el derecho a la copia privada, va contra los fundamentos de Internet y del desarrollo del mundo digital”.

En 2010, Luis Collado, director de Google News para España y Portugal, indicaba en una entrevista que existe un malentendido con la plataforma de noticias del buscador, ya que lo consideran un agregador cuando “no es otra cosa que un buscador de contenidos noticiosos”. Los afectados de esta tasa, por volumen, serán Google, Facebook, Twitter y Menéame, el agregador de noticias español más importante. Estos se defienden negando que plagien y además añaden que ayudan a los medios de comunicación a recibir visitas que quizá no les habrían llegado por otro sitio.

En Menéame, los usuarios del sitio decidieron iniciar el 17 de febrero de 2014 un boicot a los medios pertenecientes a la asociación AEDE, de manera que las publicaciones de estos sitios quedaron excluidas de ser compartidas o “meneadas”. Los resultados de la primera semana de boicot los publicó Menéame en su blog.

Las visitas de los medios AEDE cayeron de los 1,7 millones en un mes a las 17.500, lo que supone un descenso del 99%. A lo largo del año, la continuidad del boicot provocó una pérdida de audiencia de estos medios de alrededor de 20 millones de visitas y dejaron de ingresar aproximadamente 85.000 euros. No obstante, estas cifras no son nada comparadas con lo que podrían perder si Google decide dejar de indexarles y ofrecer sus contenidos en los resultados de las búsquedas y en Google News, aplicación que generó inicialmente las protestas de los editores de AEDE a pesar de que se creó, según Google, “como una forma de que los medios se beneficien de los mayores índices de audiencia que pueden alcanzar la plataforma”.

Fue en octubre de 2003 cuando Google News inició su servicio en España. Google se abastece de centenares de fuentes que ofrecen su contenido en abierto y lo publica automáticamente en un orden que varía en función de un algoritmo desconocido. En los primeros meses de actividad, cabeceras importantes como El Mundo, ABC o La Vanguardia, no conseguían ocupar posiciones elevadas en los resultados y otros como El País ni siquiera aparecían. La causa era que estos habían puesto sus contenidos a disposición de los lectores a cambio de un pago y claro, Google no podía indexarlos. La influencia de Google News provocó que las cabeceras volviesen a dejar sus textos en abierto.

No todos los medios pueden estar presentes en Google News. Hay que solicitarlo y cumplir unos requisitos. Este es uno de los puntos clave de quienes están en contra del Canon AEDE, ya que argumentan que si uno no quiere ser enlazado únicamente debe retirarse de Google News o indicar en el código de la página que no quiere ser visitado por los robots del buscador mediante el archivo robots.txt. Los requisitos son, aparentemente sencillos, pero Google exige su cumplimiento y no hacerlo podría suponer la expulsión de la plataforma:

– Contenido. Los sitios incluidos en deben ofrecer puntualmente noticias importantes o interesantes para la audiencia.

– Estándares periodísticos. Google trata de inculcar el buen uso de los valores periodísticos, por ello exige originalidad y una correcta identificación de la fuente.

– Autoridad. Recomienda escribir sobre lo que se sabe para mostrar autoridad y conocimientos claros. – Responsabilidad. Solicita incluir datos biográficos de los autores de la información y datos de contacto como valor agregado al sitio.

– Legibilidad. Recomienda la escritura con claridad y corrección ortográfica y gramatical. Además, alerta del uso excesivo de anuncios y de videos de carga automática.

– Direcciones URL. Para garantizar que solo se rastreen artículos de noticias, pide que las URL sean únicas y contengan como mínimo 3 dígitos.

– Enlaces. Solicita que los enlaces HTML con textos de anclaje contengan unas cuantas palabras.

– Formato. El robot de Google solo puede rastrear artículos en HTML. – Robots.txt o metaetiquetas. Para que el contenido se incluya en Google News, se debe añadir el código que permita a Google rastrear el sitio.

– Contenido multimedia. Actualmente no puede incluir archivos de audio ni multimedia. Los sistemas de rastreo visitan con frecuencia cada sitio añadido en Google News para ofrecer contenido actualizado. Es un algoritmo el que decide con que frecuencia se debe rastrear cada sitio. Indican que desde que se descubre un artículo nuevo se rastrea con una frecuencia alta hasta el día siguiente a su descubrimiento.

Después se reducen las visitas. Por ello, como veremos más adelante, es tan importante la actualización de las noticias. Google declara que su plataforma de noticias tiene como objetivo organizar todas las noticias del mundo y ponerlas a disposición de los usuarios, y ofrecer al mismo tiempo la mejor experiencia posible a quienes buscan un servicio de información que les ofrezca noticias útiles y actualizadas. El usuario de Google News puede además personalizar el sitio, indicando el tipo de noticias que desea ver, la fecha de publicación y si desea más o menos información procedente de un determinado medio.

El buscador no es ajeno a la polémica y por ello trata de demostrar que Google News no es un producto con el que ganar dinero, ya que no tiene publicidad e insiste que es un servicio con el que acercar a los lectores a las mejores y más relevantes fuentes de información y conocimiento”. Añade que la idea es “que los lectores estén el menor tiempo posible en su sitio y se dirijan a las webs de los editores”.

Sin embargo, son muchos quienes argumentan que Google es el ‘malo de la película’ por hacer dinero con los titulares de las noticias mientras los medios de comunicación agonizan.

Otros lo intentaron antes

España no es el primer país en tratar de imponerle una tasa por enlazar a los medios de comunicación y la opinión de los editores extranjeros no es mejor que aquí. Rupert Murdoch, propietario de The Sun, The Times y The Wall Street Journal trató en 2010 de unir a los medios de información de todo el mundo contra la “tiranía ejercida por Google y el indiscriminado uso de su contenido”. Robert Thomson, editor de The Wall Street Journal, dijo que “Google literalmente devalúa todo lo que toca”.

En Bélgica , en 2006, los editores de noticias denunciaron a Google argumentando que había “violado sus derechos de autor mostrando fragmentos en Google News y vinculándolos a copias almacenadas de sus páginas en el buscador”. Los tribunales belgas condenaron al gigante buscador en tres ocasiones y Google respondió retirando todos los contenidos gestionados por estos editores de sus resultados de búsquedas, lo que produjo un acusado descenso del número de visitas de los medios Le Soir o La Libre Belgique. Al final, en 2012, editores y Google anunciaron un acuerdo de colaboración para asociarse en una amplia gama de iniciativas de negocio para promover juntos sus productos.

En Brasil , la Asociación Nacional de Diarios convocó en 2012 un boicot a Google por no haber llegado a un acuerdo para que les pagase por los contenidos que indexa en Google News. El boicot únicamente provocó una reducción del 5% del tráfico en la red, algo que provocó la alegría de los editores al considerar que el buscador es irrelevante en Brasil. Por su parte, Google indicó a los periódicos que la decisión podría perjudicarles.

En Alemania, el Gobierno aprobó una ley que obligaba a los buscadores y agregadores a adquirir licencias de los editores de prensa para difundir sus contenidos informativos y que solo permite citas breves sin necesidad de licencia. No afectó a los blogueros y a particulares, y finalmente tampoco a Google News, ya que la mayoría de medios le permitieron seguir utilizando sus contenidos.

En Francia, Google llegó a un acuerdo en 2013 con los medios para evitar tener que pagar una tasa. El acuerdo consistió en la inversión de 60 millones de euros por parte de Google para crear un fondo que financia proyectos de desarrollo web que ayudan a los medios franceses a fomentar la innovación y a realizar la transición digital.

Por si esto fuese poco, en España, la Plataforma por los Derechos de Autor de los Periodistas decidió apoyar una enmienda presentada a la reforma que permitiría que Google les pague también a ellos, en medida que les reconoce tales derechos a la hora de percibir una remuneración. Esta enmienda propone que la reproducción por parte de los buscadores de fragmentos de obras o contenidos protegidos “no requerirá autorización, ni tendrá prejuicio por los derechos de los autores y los editores, si los titulares reciben una remuneración equitativa”.

Finalmente, como no podía ser de otra manera, Google anunció que renunciaba a seguir con Google News en España, dejando por tierra las ilusiones de los editores AEDE, quienes ya se veían bailando mientras los billetes del buscador caían sobre sus cabezas. Somos el primer país que llega a esta situación.

Así que actualmente, aunque está vigente, el Canon AEDE no funciona, no tiene actividad porque ni siquiera el Gobierno la ha concluido.

Google Contributor

Dejando a un lado el Canon, Google continúa buscando nuevas formas de financiación para los sitios webs y por ello ha creado Contributor, un experimento a través del que el usuario paga una mensualidad de entre 1 y 3 dólares y, a cambio, consigue que desaparezca toda la publicidad de aquellos sitios que visite y estén adheridos. De momento este proyecto solo funciona en Estados Unidos y en una decena de sitios web.

Se trata, por una parte, de un intento de Google por anular la rápida expansión de los bloqueadores de anuncios y, por otro lado, de introducir una nueva forma de garantizar ingresos una vez la publicidad en Internet parece haber llegado a un punto sin avance. Es una especie de crowfunding. Enrique Dans , unos de los gurús español de Internet, cree que es una buena idea pero “falta comprobar que los usuarios sean capaces de entenderla como tal, que caigan en la cuenta de lo que realmente hay detrás de esas microdonaciones que no suponen realmente un esfuerzo económico para nadie, y que estén dispuestos a ponerlas en práctica cuando lo fácil puede ser, en muchos casos, seguir soportando anuncios o mantener el bloqueador de publicidad activo”.