Historia y cronología del Canon AEDE

El 30 de octubre de 2014 el Congreso de los Diputados de España, sin el apoyo de la oposición, aprobó, con 172 votos a favor, 144 en contra y 3 abstenciones, la reforma de la Ley de Protección Intelectual en la que se incluye una especial protección a los medios de comunicación pertenecientes a la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE). La reforma, envuelta de polémica, tiene como objetivo defender la propiedad de los textos en Internet y, para ello, se opta por que aquellas empresas que agreguen contenidos tendrán que pagar a través de alguna entidad de gestión a los generadores originales.

El apartado 2 del artículo 32 de la nueva ley dice así: La puesta a disposición del público por parte de prestadores de servicios electrónicos de agregación de contenidos de fragmentos no significativos de contenidos, divulgados en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento, no requerirá autorización, sin perjuicio del derecho del editor o, en su caso, de otros titulares de derechos a percibir una compensación equitativa. Este derecho será irrenunciable y se hará efectivo a través de las entidades de gestión de los derechos de propiedad intelectual. En cualquier caso, la puesta a disposición del público por terceros de cualquier imagen, obra fotográfica o mera fotografía divulgada en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica estará sujeta a autorización.

Los medios pertenecientes a la asociación, como El Mundo o El País, defienden esta reforma mientras que los digitales, los expertos de comunicación en Internet e incluso organismos públicos como la Comisión Nacional sobre los Mercados y la Competencia (CNMC) opinan que se trata de un error que busca complacer a los medios pertenecientes a la asociación AEDE. La redacción de la Ley es ambigua y por lo que se esperaba que en 2015, con su puesta en marcha, realmente se conociese su funcionalidad.

Todo tipo de reacciones:

“(…) surge de la connivencia entre Gobierno y grandes grupos de medios, los primeros interesados en sacar esta medida adelante y dar el tiro de gracia a empresas con muchos menos recursos y protección”. Javier Lacort

“El Canon AEDE parece un favor devuelto por parte del Gobierno de España hacia algunos medios tradicionales que han hecho lobbying para convencerlos de que este tipo de medidas frenarán la crisis en la que están metidos y balanceará el terreno que perdieron ‘por culpa de Internet”. Eduardo Arcos

“La nueva norma pretende defender a los diarios frente a la absoluta impunidad con que los agregadores de noticias se vienen enriqueciendo a costa del trabajo ajeno”. Editorial de El Mundo

“Google está haciendo un favor a los sitios de noticias compartiendo audiencia con ellos”. Jarvis

Fuente: eldiario.es http://bit.ly/1c174QL
Fuente: eldiario.es http://bit.ly/1c174QL

Esta reforma es parcial y el Gobierno anunció que queda pendiente una más. Pero, para hacernos una idea de como afecta realmente esta ley a Internet, a falta de mayor especificación, cualquier sitio web que enlace a una noticia de un medio digital, deberá pagar un canon por hacerlo. Todavía no se sabe quién gestionará esos pagos. Otro de los actores en este tema es la Asociación de Editores de Publicaciones Periódicas (AEEPP), formado por medios de comunicación contrarios a la Ley, como eldiario.es, 20 Minutos o la agencia de noticias Servimedia. Estos han tratado de llegar a acuerdos con Google para buscar nuevas posibilidades de publicidad y ser más competitivos. Además, unas veinte entidades han creado la Coalición Prointernet , una asociación que está en contra de la Ley y “considera que la iniciativa normativa del Gobierno sobre la LPI pretende institucionalizar un canon digital en favor de determinados editores de prensa y restringir el derecho a la copia privada, va contra los fundamentos de Internet y del desarrollo del mundo digital”.

En 2010, Luis Collado, director de Google News para España y Portugal, indicaba en una entrevista que existe un malentendido con la plataforma de noticias del buscador, ya que lo consideran un agregador cuando “no es otra cosa que un buscador de contenidos noticiosos”. Los afectados de esta tasa, por volumen, serán Google, Facebook, Twitter y Menéame, el agregador de noticias español más importante. Estos se defienden negando que plagien y además añaden que ayudan a los medios de comunicación a recibir visitas que quizá no les habrían llegado por otro sitio.

En Menéame, los usuarios del sitio decidieron iniciar el 17 de febrero de 2014 un boicot a los medios pertenecientes a la asociación AEDE, de manera que las publicaciones de estos sitios quedaron excluidas de ser compartidas o “meneadas”. Los resultados de la primera semana de boicot los publicó Menéame en su blog.

Las visitas de los medios AEDE cayeron de los 1,7 millones en un mes a las 17.500, lo que supone un descenso del 99%. A lo largo del año, la continuidad del boicot provocó una pérdida de audiencia de estos medios de alrededor de 20 millones de visitas y dejaron de ingresar aproximadamente 85.000 euros. No obstante, estas cifras no son nada comparadas con lo que podrían perder si Google decide dejar de indexarles y ofrecer sus contenidos en los resultados de las búsquedas y en Google News, aplicación que generó inicialmente las protestas de los editores de AEDE a pesar de que se creó, según Google, “como una forma de que los medios se beneficien de los mayores índices de audiencia que pueden alcanzar la plataforma”.

Fue en octubre de 2003 cuando Google News inició su servicio en España. Google se abastece de centenares de fuentes que ofrecen su contenido en abierto y lo publica automáticamente en un orden que varía en función de un algoritmo desconocido. En los primeros meses de actividad, cabeceras importantes como El Mundo, ABC o La Vanguardia, no conseguían ocupar posiciones elevadas en los resultados y otros como El País ni siquiera aparecían. La causa era que estos habían puesto sus contenidos a disposición de los lectores a cambio de un pago y claro, Google no podía indexarlos. La influencia de Google News provocó que las cabeceras volviesen a dejar sus textos en abierto.

No todos los medios pueden estar presentes en Google News. Hay que solicitarlo y cumplir unos requisitos. Este es uno de los puntos clave de quienes están en contra del Canon AEDE, ya que argumentan que si uno no quiere ser enlazado únicamente debe retirarse de Google News o indicar en el código de la página que no quiere ser visitado por los robots del buscador mediante el archivo robots.txt. Los requisitos son, aparentemente sencillos, pero Google exige su cumplimiento y no hacerlo podría suponer la expulsión de la plataforma:

– Contenido. Los sitios incluidos en deben ofrecer puntualmente noticias importantes o interesantes para la audiencia.

– Estándares periodísticos. Google trata de inculcar el buen uso de los valores periodísticos, por ello exige originalidad y una correcta identificación de la fuente.

– Autoridad. Recomienda escribir sobre lo que se sabe para mostrar autoridad y conocimientos claros. – Responsabilidad. Solicita incluir datos biográficos de los autores de la información y datos de contacto como valor agregado al sitio.

– Legibilidad. Recomienda la escritura con claridad y corrección ortográfica y gramatical. Además, alerta del uso excesivo de anuncios y de videos de carga automática.

– Direcciones URL. Para garantizar que solo se rastreen artículos de noticias, pide que las URL sean únicas y contengan como mínimo 3 dígitos.

– Enlaces. Solicita que los enlaces HTML con textos de anclaje contengan unas cuantas palabras.

– Formato. El robot de Google solo puede rastrear artículos en HTML. – Robots.txt o metaetiquetas. Para que el contenido se incluya en Google News, se debe añadir el código que permita a Google rastrear el sitio.

– Contenido multimedia. Actualmente no puede incluir archivos de audio ni multimedia. Los sistemas de rastreo visitan con frecuencia cada sitio añadido en Google News para ofrecer contenido actualizado. Es un algoritmo el que decide con que frecuencia se debe rastrear cada sitio. Indican que desde que se descubre un artículo nuevo se rastrea con una frecuencia alta hasta el día siguiente a su descubrimiento.

Después se reducen las visitas. Por ello, como veremos más adelante, es tan importante la actualización de las noticias. Google declara que su plataforma de noticias tiene como objetivo organizar todas las noticias del mundo y ponerlas a disposición de los usuarios, y ofrecer al mismo tiempo la mejor experiencia posible a quienes buscan un servicio de información que les ofrezca noticias útiles y actualizadas. El usuario de Google News puede además personalizar el sitio, indicando el tipo de noticias que desea ver, la fecha de publicación y si desea más o menos información procedente de un determinado medio.

El buscador no es ajeno a la polémica y por ello trata de demostrar que Google News no es un producto con el que ganar dinero, ya que no tiene publicidad e insiste que es un servicio con el que acercar a los lectores a las mejores y más relevantes fuentes de información y conocimiento”. Añade que la idea es “que los lectores estén el menor tiempo posible en su sitio y se dirijan a las webs de los editores”.

Sin embargo, son muchos quienes argumentan que Google es el ‘malo de la película’ por hacer dinero con los titulares de las noticias mientras los medios de comunicación agonizan.

Otros lo intentaron antes

España no es el primer país en tratar de imponerle una tasa por enlazar a los medios de comunicación y la opinión de los editores extranjeros no es mejor que aquí. Rupert Murdoch, propietario de The Sun, The Times y The Wall Street Journal trató en 2010 de unir a los medios de información de todo el mundo contra la “tiranía ejercida por Google y el indiscriminado uso de su contenido”. Robert Thomson, editor de The Wall Street Journal, dijo que “Google literalmente devalúa todo lo que toca”.

En Bélgica , en 2006, los editores de noticias denunciaron a Google argumentando que había “violado sus derechos de autor mostrando fragmentos en Google News y vinculándolos a copias almacenadas de sus páginas en el buscador”. Los tribunales belgas condenaron al gigante buscador en tres ocasiones y Google respondió retirando todos los contenidos gestionados por estos editores de sus resultados de búsquedas, lo que produjo un acusado descenso del número de visitas de los medios Le Soir o La Libre Belgique. Al final, en 2012, editores y Google anunciaron un acuerdo de colaboración para asociarse en una amplia gama de iniciativas de negocio para promover juntos sus productos.

En Brasil , la Asociación Nacional de Diarios convocó en 2012 un boicot a Google por no haber llegado a un acuerdo para que les pagase por los contenidos que indexa en Google News. El boicot únicamente provocó una reducción del 5% del tráfico en la red, algo que provocó la alegría de los editores al considerar que el buscador es irrelevante en Brasil. Por su parte, Google indicó a los periódicos que la decisión podría perjudicarles.

En Alemania, el Gobierno aprobó una ley que obligaba a los buscadores y agregadores a adquirir licencias de los editores de prensa para difundir sus contenidos informativos y que solo permite citas breves sin necesidad de licencia. No afectó a los blogueros y a particulares, y finalmente tampoco a Google News, ya que la mayoría de medios le permitieron seguir utilizando sus contenidos.

En Francia, Google llegó a un acuerdo en 2013 con los medios para evitar tener que pagar una tasa. El acuerdo consistió en la inversión de 60 millones de euros por parte de Google para crear un fondo que financia proyectos de desarrollo web que ayudan a los medios franceses a fomentar la innovación y a realizar la transición digital.

Por si esto fuese poco, en España, la Plataforma por los Derechos de Autor de los Periodistas decidió apoyar una enmienda presentada a la reforma que permitiría que Google les pague también a ellos, en medida que les reconoce tales derechos a la hora de percibir una remuneración. Esta enmienda propone que la reproducción por parte de los buscadores de fragmentos de obras o contenidos protegidos “no requerirá autorización, ni tendrá prejuicio por los derechos de los autores y los editores, si los titulares reciben una remuneración equitativa”.

Finalmente, como no podía ser de otra manera, Google anunció que renunciaba a seguir con Google News en España, dejando por tierra las ilusiones de los editores AEDE, quienes ya se veían bailando mientras los billetes del buscador caían sobre sus cabezas. Somos el primer país que llega a esta situación.

Así que actualmente, aunque está vigente, el Canon AEDE no funciona, no tiene actividad porque ni siquiera el Gobierno la ha concluido.

Google Contributor

Dejando a un lado el Canon, Google continúa buscando nuevas formas de financiación para los sitios webs y por ello ha creado Contributor, un experimento a través del que el usuario paga una mensualidad de entre 1 y 3 dólares y, a cambio, consigue que desaparezca toda la publicidad de aquellos sitios que visite y estén adheridos. De momento este proyecto solo funciona en Estados Unidos y en una decena de sitios web.

Se trata, por una parte, de un intento de Google por anular la rápida expansión de los bloqueadores de anuncios y, por otro lado, de introducir una nueva forma de garantizar ingresos una vez la publicidad en Internet parece haber llegado a un punto sin avance. Es una especie de crowfunding. Enrique Dans , unos de los gurús español de Internet, cree que es una buena idea pero “falta comprobar que los usuarios sean capaces de entenderla como tal, que caigan en la cuenta de lo que realmente hay detrás de esas microdonaciones que no suponen realmente un esfuerzo económico para nadie, y que estén dispuestos a ponerlas en práctica cuando lo fácil puede ser, en muchos casos, seguir soportando anuncios o mantener el bloqueador de publicidad activo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *