Cómo elegir tu licencia Creative Commons

Cuando se crea de inicio un blog o una página web puede surgir la duda de cómo defender los derechos de autor de las creaciones que cada uno vaya a publicar. Para ello es esencial diferenciar entre los  principales conceptos.

Más o menos todos sabemos qué son los derechos de autor. Pero por si acaso queda alguna duda, esta es la definición que podemos encontrar en la Wikipedia:

El derecho de autor y/o copyright es un conjunto de normas jurídicas y principios que afirman los derechos morales y patrimoniales que la ley concede a los autores (los derechos de autor), por el solo hecho de la creación de una obra literaria, artística, musical, científica o didáctica, esté publicada o inédita. Se reconoce que los derechos de autor son uno de los derechos humanos fundamentales en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Además, como también sabes, este derecho pasa a ser de dominio público 70 años después de la muerte del autor. Cualquier persona puede registrar su creación, tras lo cual poseerás un certificado que es una prueba incontestable ante un tribunal.

Por otro lado, en el lado opuesto al Copyright camina el Copyleft que nace (y copio nuevamente de Wikipedia) con el objetivo de permitir la libre distribución de copias y versiones modificadas de una obra u otro trabajo, exigiendo que los mismos derechos sean preservados en las versiones modificadas. Ambos tipos de licencias tienen críticos, aunque el Copyleft se ve como “el bien” formado por personas de todo el mundo que basan su existencia en Internet en el respeto y la colaboración, mientras que el Copyright es “el mal” dominado por lobbies y grandes empresas internacionales en busca de más dinero.

La más famosa de las licencias Copyleft es la Creative Commons. Es una organización sin ánimo de lucro que se sustenta gracias a subvenciones de potentes empresas como Google, Microsoft, eBay, Mozilla o Nike, entre otros.

Son muchas las empresas que han basado sus creaciones en este tipo de licencias. Aquí en España hay un buen número de medios de comunicación que han aplicado a sus textos alguna de estas licencias, como eldiario.es, 20minutos.es en sus condiciones de copia y reproducción o diariosigloxxi.com.

En noviembre de 2014, Creative Commons anunció que se había llegado a la cifra de 800 millones de obras con algún tipo de licencia de esta organización.

Fuente: Creative Commons http://bit.ly/1zUjp61
Fuente: Creative Commons http://bit.ly/1zUjp61
Fuente: Creative Commons http://bit.ly/1zUjp61
Fuente: Creative Commons http://bit.ly/1zUjp61

Existen otras licencias, como la GPL de la Free Software Foundation o la Coloriuris. Puedes ver de que tratan en este enlace.

Cómo elegir mi licencia Creative Commons

Para elegirla primero debemos escoger estas cuatro condiciones:

– Attribution / Atribución (BY), requiere la referencia al autor original.
– Share Alike / Compartir Igual (SA), permite obras derivadas bajo la misma licencia o similar (posterior u otra versión por estar en distinta jurisdicción).
– Non-Commercial / No Comercial (NC), obliga a que la obra no sea utilizada con fines comerciales.
– No Derivative Works / No Derivadas (ND), no permite modificar de forma alguna la obra.

Y a continuación, combinarlas con las siguientes:

– Attribution / Atribución (CC BY)
– Attribution Share Alike / Atribución-CompartirIgual (CC BY-SA)
– Attribution NoDerivatives / Atribución-NoDerivadas (CC BY-ND)
– Attribution Non-Commercial / Atribución-NoComercial (CC BY-NC)
– Attribution Non-Commercial Share Alike / Atribución-NoComercial-CompartirIgual (CC BY-NC-SA)
– Attribution Non-Commercial No Derivatives / Atribución-NoComercial-NoDerivadas (CC BY-NC-ND)

Una vez creada, debes incorporarla a tu sitio web y si en algún momento compruebas que ha sido violada puedes defender tus derechos con ella. Aquí tienes los tipos de licencias Creative Commons y aquí el sitio donde crear tu propia licencia Creative Commons.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*