Qué fue antes de Internet

Con frecuencia, después de unos años de la aparición de algún nuevo invento solemos preguntarnos cómo era nuestra vida antes de su llegada a nuestras vidas. Ocurrió con el ordenador, ocurre ahora con los smartphones y ocurre con Internet. Porque aunque pensamos que somos ya adultos en el uso de la web, la realidad es que estamos comenzando a conocerla. Apenas hemos dado unos pasos. Sabemos o creemos como funciona y nos aventuramos a navegar con relativa libertad. Y mientras crecemos aprendiendo a usar Internet, aparece Google, el mejor buscador que existe, para ayudarnos a encontrarlo todo sin esfuerzo, sin necesidad de salir a la calle o descolgar el teléfono. ¿Y antes? ¿cómo era antes? ¿cuánto hace de aquello? ¿nos acordamos? ¿cómo informaban los periodistas? y ¿cómo se informaba el público antes de la aparición de Google?

El teletexto y el videotex

"Minitel1". Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.
Minitel1“. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

Están considerados como los primeros soportes digitales. Ambos sistemas alcanzaron su auge en la década de 1980. Incluso los editores alemanes solicitaron que el teletexto fuera considerado como un tipo de distribución electrónica de prensa, Por ello lo llamaron Bilds-chirmtext (diario en pantalla). Durante muchos años los telespectadores han podido informarse a través de la televisión y mediante el teletexto sobre las últimas noticias, aunque este sistema no permite más de 200 palabras por página ya que únicamente admite 40 caracteres por línea. Todavía sigue activo aunque su uso es limitado.

La ventaja del videotex respecto al teletexto era su carácter interactivo. El usuario podía consultar miles de páginas de datos, contribuir a una base de datos existente y comunicarse con otros usuarios o suscriptores. El sistema no pudo desarrollarse en exceso debido a la aparición de la Web y su rápido crecimiento.

Algunos dirán que no recuerdan la Web sin Google. Incluso algunos afirmarán que Google es la Web. Las nuevas generaciones han nacido con un notebook conectado a Internet y nunca sabrán cómo era informarse sin navegar.

¿Cuál será el próximo paso? Más allá del soporte, quizá el próximo paso sea, como dice Jeff Jarvis, averiguar qué son los medios, a qué se dedican y hacerlo. Los lectores están olvidando los nombres de las grandes cabeceras y utilizan sus propios caminos para encontrar las noticias: Google News, Facebook, Twitter, Digg, Menéame… Por ello, los medios de comunicación “deben dejar de verse a sí mismos como destinos y empezar a verse, en cambio, como servicios, distribuyendo fuentes web, ofreciendo su contenido a redes de sitios web. Esta es la nueva entrega a domicilio, Internet como el antiguo repartidor de periódicos.