Cómo escribir para Internet

Todas las páginas de Internet deben incluir una serie de elementos comunes entre ellas que permitirán facilitar la estructura de los contenidos y llamar la atención de los usuarios y/o lectores.

La portada o la home es la cara de nuestro sitio,  aunque actualmente el acceso a un sitio web es variado debido a que las redes sociales, los buscadores y los agregadores han diversificado la procedencia de los usuarios. Según Markus Steen, en la portada, “entre el título y el logotipo deben quedar expuestos los objetivos y rasgos definitorios del sitio. Debe ser llamativa y mantener una identidad visual coherente con todo el conjunto de páginas del proyecto.” Además, debe destacar las actualizaciones y novedades de las secciones y estar vinculada a las plataformas de las redes sociales.

Los otros elementos básicos, según Steen, que debe contener una web son la zona del menú, la zona del titular, la zona del cuerpo y la zona fin.

El usuario debe encontrar fácilmente lo que busca. Para ello es útil utilizar categorías con una organización jerárquica en el menú de navegación. Las secciones deben ir acompañadas de etiquetas descriptivas.

Los títulos deben captar la atención de los lectores y de los buscadores.

– La zona de título se acompaña de antetítulos que amplían la información, y de subtítulos, que complementan al titular y funcionan como entradilla.

– En el cuerpo, los puntos clave deben aparecer en la primera frase. Se aconseja el uso de párrafos cortos.

– La zona final se utiliza para reforzar el sentido de comunidad con la web y conectar con información relacionada.

– El faldón o pie de pantalla es un menú permanente en todas las páginas. Se utiliza para incluir la información de contacto, aviso legal, quiénes somos o mapa del sitio.

Es recomendable utilizar estos elementos ya que a Google le gusta que dirijamos nuestro sitio hacia una mejor usabilidad para el lector. Por tanto, si optamos por conquistar al usuario, también lo haremos con Google.